Un nuevo comienzo – Coreógrafo y bailarín principal
Por Genevieve Long, La Gran Época
12 de noviembre de 2010
CYC1

Yungchia Chen habla y se mueve con la suave gracia de un bailarín entrenado durante toda la vida.  La larga lista de premios, reconocimientos y galardones durante sus 27 años de carrera reflejan la riqueza artística de su experiencia.

Hace unos años, Chen pensaba que su carrera ya había terminado y consideraba la posibilidad de retirarse. El desgarramiento de un tendón en la zona del talón de Aquiles durante una presentación en 2004 bajó su ritmo y le hizo sentir su edad como bailarín.

Pero cuando Chen fue convocado para una competencia de danza en Nueva York, tuvo una última oportunidad para volver al centro de la escena –y la aprovechó.

En 2005, cuando estaba enseñando danza en la Universidad de Artes de Taiwán,  Chen llamó la atención de Tia Zhang,  egresada de la renombrada Escuela de Danza de Beijing y bailarina de Shen Yun Performing Arts, una compañía de artes escénicas basada en Nueva York. Ella lo convenció de que participara en la Competencia de Danza China organizada por New Tang Dynasty TV. Chen obtuvo el primer lugar.

"Durante la competencia me sorprendí al darme cuenta de que todavía podía bailar –todavía podía participar y ganar premios", recuerda Chen. "Ya prácticamente había decidido no bailar más".

Ahora es instructor en la  Academia de Artes Fei Tian, y también coreógrafo y bailarín principal en Shen Yun.  Chen ve el trabajo de su vida como una manera de preservar la cultura clásica china para las próximas generaciones.

La carrera de Chen como bailarín comenzó en China cuando era niño.  Estaba fascinado con la danza, pero lo que vio carecía del significado interior que él deseaba expresar.

"Cuando era un niño pequeño, durante la Revolución Cultural en China, lo único que había para mirar era la propaganda del partido comunista chino", dice Chen.

A los 11 años, entró en el Departamento de Danza del Colegio de Guizhou, y a los 16, en 1984, ingresó a la compañía de Danza de Guizhou.

ChenYongJia2-edit

En 1995 se casó con una taiwanesa y se mudó a Taiwán, donde continuó con su carrera de danza.  Ahora, a los 38 años de edad, transmite la tradición a su familia –sus dos hijos están aprendiendo danza china.

La pasión por su arte le llevaron a una carrera ilustre como bailarín y a una larga lista de reconocimientos, incluyendo en 2008 el "Premio Jardinero" por transmitir la esencia de la danza clásica china a las generaciones futuras y el Premio Formosa de Taiwán en 2004. El mismo año recibió el premio de por vida “Bailarín del Fénix Volador”.

En 2008, la vida de Chen tomó un giro inesperado casi inmediatamente después de mudarse con su familia a Estados Unidos.  Él comenzó a practicar Falun Dafa, o Falun Gong, una práctica de meditación que es perseguida en su tierra natal de China continental.

A solo un año de practicar Falun Gong, sus cambios no se limitan al mejoramiento de su complexión y de su amarillenta piel.

"Antes, incluso si no discutía con una persona, no era feliz en mi corazón", cuenta Chen. "Por ejemplo, ¿por qué esta persona tiene más que yo? Me sentía un poco envidioso, infeliz.  Ahora, aprendí a dejar que las cosas fluyan".

Como bailarín, estar en el escenario requiere una concentración absoluta para no cometer errores.  Él cuenta que una manera de enfocarse es poner toda su atención en el papel que está desempeñando, a fin de convertirse en esa persona.  Los sacrificios que hace son enormes, pero en su opinión, también lo son los beneficios.

"La danza es entrenamiento, es aprendizaje; realmente tiene que ver con el sufrimiento, con soportar dificultades", comenta Chen. “En este proceso, en este sufrimiento, tienes que encontrar el gozo”.

Las actuaciones son tan detalladas y ricas en sus colores, coreografías complicadas y significados internos– que lo llevan tanto a él como a la audiencia directamente a las raíces de la cultura tradicional china.

A pesar de sus logros, Chen no ve que su carrera en la danza vaya a enfriarse pronto. Dice que en los próximos 5-10 años le gustaría entrenar estudiantes y promover la danza china internacionalmente.

Nota: Este artículo fue editado y resumido para adecuarse al sitio web