Coreógrafa Michelle Ren: reviviendo la belleza clásica
Por Genevieve Long, La Gran Época
12 de noviembre de 2010

RFW2

Fuera del escenario, Michelle Ren “flota” hacia el salón de la forma en la que se esperaría de alguien que ha pasado la mayor parte de su vida bailando y actuando: con gracia y elegancia. Sobre el escenario, su intenso entrenamiento y dedicación se muestran en su habilidad para interpretar con mucha fluidez los extremadamente  difíciles movimientos de la danza clásica china. Tanto en el escenario como fuera de él, son su inocencia y encanto los que cautivan tanto una sala como a una audiencia.

A pesar de ser una bailarina de clase mundial, la danza no fue la primera pasión en su vida.

“Cuando era joven, soñaba con ser oficinista”, admite Michelle, riendo. Esto, a pesar de que su entrenamiento en gimnasia artística comenzó en China a los seis años, y en danza a los doce años. Los sueños de trabajo de oficina se diluyeron, para deleite del público de todo el mundo que la ha visto danzar. Actualmente Michelle realiza giras mundiales con Shen Yun Perfoming Arts, con base en Nueva York.

RenFengWu

Ren dice que su edad es un “secreto”,  pero más allá de los años, ella ya tiene una larga lista de logros. Ha ganado premios en la Competencia Nacional de Gimnasia artística de China, la Competencia de Danza “Copa de Durazno y Ciruela” de la provincia de Liaoning, y la Competencia de Cultura Popular. En 2007, ganó el primer lugar en la categoría femenina adulta de la Competencia de Danza Clásica China realizada por New Tang Dynasty Television.

En su actual rol como  coreógrafa y bailarina principal en Shen Yun Performing Arts, ella ve el escenario desde dos perspectivas diferentes. Ren dice que le gusta la coreografía porque puede ver a otros bailar, pero también le gusta actuar, debido a la interacción directa con la audiencia.

Una de las escenas en los espectáculos de  2008 en las que Ren colaboró en la coreografía requería docenas de artistas tocando antiguos tambores de la Dinastía Tang en un ritmo sincopado. Ren dice que la coreografía fue extremadamente difícil de crear por el amplio rango de estilos de tamborileo preferidos por  el público. Finalmente, encontró su inspiración en la antigua cultura china.

“Antiguamente, las personas solían tocar los tambores”, dice Ren. “Los tambores en la cultura china significan advertencias a la maldad, por eso los queríamos en el show. Utilizamos tambores y carruajes idénticos a los que habían en épocas antiguas, que tienen este elemento de lucha contra el mal.”

Ren dice que este interés en los detalles de la antigua cultura china es lo que hace a Shen Yun Perfoming Arts un show único. También hay elementos de la antigua práctica de meditación conocida como Falun Dafa o Falun Gong, practicada por Ren y muchos otros miembros de Shen Yun Performing Arts. Por eso, es natural que los principios de Falun Gong  -Verdad, Benevolencia y Tolerancia-  impregnen las presentaciones del show.

“A veces, hay un momento durante la danza que se siente como si nuestros corazones estuvieran todos juntos, ese instante es realmente sagrado”, afirma Ren.

Ren lo hace simple, “el propósito es cultura tradicional, belleza pura”.

Con más de 500 presentaciones, ella dice que hay algo especial en cada show. Eso no sorprende, considerando la profunda reflexión, planeamiento e investigación que exige cada presentación.

RFW3

Esta esmerada dedicación en los detalles coincide con la visión personal de Ren sobre la danza, la cual ella cree que se trata de algo más profundo que solamente “este movimiento o tal movimiento”.

Especialmente este es el caso cuando sale a escena la representación de los practicantes de Falun Gong en China, quienes están bajo persecución por parte del Estado desde 1999.

Ren se interioriza profundamente en esta clase de escenas, incluso una vez buscó a una practicante de Falun Gong que fue perseguida y encarcelada para escuchar su experiencia.

“Ella me dijo que cuando ya no se tiene más sufrimiento en el corazón, es casi como una clase de dicha”, relata Ren recordando la conversación con la mujer, cuyo nombre no quiso revelar. “Trato de internalizar eso cuando estoy interpretando”.

“Muchas de las cosas que hacemos son muy  conmovedoras para las personas, porque usamos nuestro corazón para hacerlas, y el público lo siente”, dice Ren.

“El propósito es dejarle saber a la gente que esto está sucediendo realmente”, agrega. “Esto está sucediendo en China. Son historias reales.”


Nota: Este artículo ha sido adaptado para la página web.