Las praderas de Mongolia

"El cielo es de un azul profundo, el campo abierto no tiene límites.

Al soplar el viento y recostarse la hierba, aparece el ganado y las ovejas".

Estas dos líneas pertenecientes a un poema chino clásico escrito hace más de 1.500 años son un vivo retrato de las llanuras de Mongolia. Los habitantes de estas praderas son conocidos por su cercanía a la naturaleza, sus cantos y danzas alegres, y sus sobresalientes habilidades para la arquería y la equitación.

El pueblo mongol tradicionalmente vive en yurtas, chozas similares a los tipis de los indios americanos. A la par de estos asentamientos temporales se presenta un estilo de vida nómada basado en el pastoreo y la caza en las extensas llanuras.

Es en estos pastizales donde cada año los mongoles celebran un festival de mediados de verano conocido como el Nadaam.  Las competencias de lucha, equitación y arquería, y el canto y las danzas son parte de esta tradición; una muestra de amistad entre tribus y una plegaria por un año próspero.

Escenas celestiales
Danza mongol
Atuendo étnico mongol