Carros

En la antigua China los carros eran vehículos de combate destacados. Aparecieron durante la dinastía Xia cerca del 2.000 a.C., y se utilizaban para transportar infantería y armamento en los campos de batalla.

Los carros chinos normalmente cargaban tres soldados. El comandante ocupaba el flanco izquierdo, el guerrero ocupaba el derecho y el auriga iba en el centro. Los antiguos aurigas debían pasar por una capacitación especializada en el yu, el arte de conducir carros. El yu es considerado una de las seis artes que debe dominar un verdadero caballero como parte de la educación confuciana.

Durante los tiempos caóticos del período Zhou del Este (770-221 a.C.), el poder de un líder se evaluaba según el número de carros de guerra que poseía.

Los carros de guerra estaban equipados con aparatos de defensa, como escudos y armaduras de cuero. El armamento incluía al ge, o daga-hacha, utilizada para ataques de corta distancia contra carros enemigos, y el arco y flecha. Una unidad de carro consistía de tres guerreros con armaduras, 72 soldados de infantería y 25 hombres de apoyo, formando un equipo de 100 fuertes.

Sin embargo, el volumen del carro hacía difícil su manejo y solo era adecuado para superficies planas. En la dinastía Han (206 a.C.-220 d.C.) los carros chinos fueron reemplazados por caballería y soldados de a pie, que tenían más agilidad.

Los carros de guerra también llevaban pancartas, banderas y tambores para mantener la comunicación y pasar instrucciones entre carro y carro.

Estos tambores aparecen en los carros de combate utilizados en las actuaciones de Shen Yun. Estos antiguos tambores chinos eran importantes para mantener el espíritu de combate, intimidar al enemigo y dirigir sofisticados y rápidos cambios de formación en el campo de batalla.

Escobilla daoísta
Tambores de guerra