El Emperador Amarillo de los cuatro rostros en la Mitohistoria

El Emperador Amarillo en busca del Dao


The Yellow Emperor seeking the Tao

Se dice que todos los chinos tienen un ancestro en común: Xuanyuan Huangdi, o el “Emperador Amarillo”. El primer gobernante de las tierras que luego se convirtieron en China comenzó su reinado en el año 2697 a.C., cuando unió las tribus de la planicie del Río Amarillo bajo un mismo gobierno.

El nuevo emperador tenía cuatro rostros que podían observar sus tierras en cuatro direcciones diferentes, y siempre lo acompañaba una procesión de animales. Cultivador daoísta, después de muchos años abdicó el trono, entregó los asuntos del imperio a sus ministros y se retiró para seguir su ansiada búsqueda de perfección espiritual. La encontró y ascendió a los Cielos montado sobre un dragón a plena luz del día, ante la vista de todos sus súbditos.

Esta mezcla de elementos fantásticos e históricos envuelve la memoria de Huangdi. Él fue emperador, inventor, padre fundador y deidad. Aunque algunos estudiosos modernos argumentan que se trata de una leyenda que quedó registrada en la historia como un hombre real, los eruditos chinos lo describieron como una figura histórica real que luego se convirtió en leyenda.

Entonces, ¿se trata del progenitor divino del pueblo chino, que luchó contra el Dios del Viento y el Dios de la Lluvia con la ayuda de su hija, la Diosa de la Sequía? ¿O fue un antiguo gobernante que construyó caminos entre principados y cuya tumba yace en la provincia de Shaanxi? ¿O acaso fue uno de los primeros cultivadores daoístas registrados en la historia?

Quizás fue un poco de todo. Según cuenta una leyenda, le ordenó a su ministro Lishou que inventara las matemáticas y a Cangjie le dijo que desarrollara el sistema de escritura más antiguo de China. Su primera esposa Leizu descubrió la seda y la sericultura. Su cuarta esposa Momu colaboró en la invención del espejo.

Huangdi mismo participó en la invención de muchos objetos útiles, como el calendario y la brújula. La danza de Shen Yun 2006 Tambores resonantes evoca la leyenda de cómo el Emperador Amarillo inventó el tambor –no solo como un instrumento musical sino como un instrumento de guerra. La atronadora carga de sus tambores de batalla aumentó la moral de su ejército y dispersó a las fuerzas enemigas. Cuenta la leyenda que sus tropas también quedaron estremecidas, por eso inventó el instrumento de cuerda guqin para calmar sus espíritus.

Y con la música y la medicina tan entrelazadas en el pensamiento chino antiguo, no es de sorprender que también se le atribuya –entre otras obras– “El canon interno del Emperador Amarillo” (黃帝內經 Huángdì Nèijīng), el cual es considerado el tratado médico más antiguo del mundo.

Finalmente, hay un argumento más a favor de que Huangdi podría ser el ancestro de muchos chinos. El Gran Historiador, Sima Qian, dejó registrado que Huangdi tuvo 25 hijos, 14 de los cuales recibieron sus propios apellidos, dando comienzo así a los clanes que poblarían las planicies del Río Amarillo miles de años después, formando un linaje que se convertiría en el Reino Central.

La mitohistoria crea la música
Los Reyes Dragón de la 'mitohistoria'
El comienzo de la mitohistoria
Mitohistoria: La leyenda del Conejo de Jade