El Rey Mono captura al cerdo Zhu, de Viaje al Oeste

Zhu Bajie, uno de los personajes más memorables de Viaje al Oeste, había sido un almirante en el Cielo, con 80.000 marineros a cargo. Pero un día se emborrachó y trató de seducir a la diosa de la Luna Chang’e, por lo que fue azotado unas 2.000 veces y desterrado al mundo mortal, en el que nació con la forma de un cerdo humanoide.

Zhu Bajie, ahora un monstruo entre los hombres, vivía en una cueva de la Montaña Fuling. Un día, la diosa Guanyin pasó por allí de camino a la capital de la Dinastía Tang, buscando personas dispuestas a emprender un viaje peligroso hacia el Oeste para recoger las escrituras budistas. Guanyin convence al compungido Zhu para que se convierta en monje y se una a la búsqueda. “Espera a los otros peregrinos”, le dice la diosa.

Pero al lujurioso Zhu Bajie le es difícil corregirse. Se dirige al pueblo cercano de Gaolao, donde intenta secuestrar a una muchacha con la idea de obligarla a casarse con él.

Justo en ese momento pasaron por allí el Rey Mono y el Monje Tang, que ya habían emprendido la búsqueda. Viendo la maldad que estaba cometiendo Zhu, el mágico Rey Mono pelea con él y lo derrota. En ese momento descubren que ambos iban a compartir el mismo viaje. En ese instante, Zhu cambia y se convierte en discípulo del Monje Tang, iniciando su marcha hacia la antigua India con el monje y el Rey Mono.

El Rey Mono derrota al demonio, de Viaje al Oeste
Viaje al Oeste