El clan Yang y Mu Guiying - Las Amazonas chinas

Hace más de mil años, la Dinastía Song del Norte sufría invasiones constantemente y era gobernada por una corte corrupta y displicente, por lo que estaba al borde de la extinción. Pero una familia leal tenía el coraje y la destreza para liderar la lucha y mantener viva a la dinastía.

A partir del siglo X, generación tras generación de la familia Yang lo arriesgó todo para defender al Reino Central. Desde entonces, esta familia se convirtió en sinónimo de lealtad inquebrantable, y su legado quedó registrado en una colección de historias conocida como Generales del Clan Yang (“Yang Jia Jiang”).

El primer guerrero famoso de la familia fue Yang Ye, ex general de la Dinastía Han del Norte. Luego de que la Han del Norte se rindiera ante la Song, Yang Ye fue constantemente a la guerra para proteger las fronteras de la joven dinastía de los ataques de los kitán, que las invadían incesantemente desde el norte.

Temido por sus enemigos, Yang Ye tenía el apodo de “El incomparable Yang” (Yang wudi) por su intrepidez en la batalla. Su momento cúlmine tomó lugar en un portal estratégico de la Gran Muralla conocido como el Paso Yanmen, donde ganó una batalla crucial contra las fuerzas kitanas, que lo superaban en número. Rápidamente se convirtió en uno de los generales favoritos del emperador.

Esto provocó la envidia de los otros generales, y su compatriota Pan Mei finalmente lo abandonó en el campo de batalla. Superado esta vez, Yang Ye fue capturado y murió de inanición.

Yang Ye tuvo ocho hijos, y tal vez el más destacado fue Yang Yanzhao. Tan valiente como su padre, también era muy adepto al arte de la guerra. Aseguró las fronteras de la Dinastía Song durante más de veinte años. Incluso los kitán, quienes consideraban a Yang Yanzhao su mayor enemigo, lo respetaban y comparaban con Mizar, la sexta estrella de la Osa Mayor; lo llamaban respetuosamente “Yang el sexto”. Junto con el resto de su familia, Yang Yanzhao peleó por su país hasta su muerte a los 57 años de edad.

Pero la guerra golpeó duro en la familia, y a medida que se acercaban las fuerzas enemigas, el último de los generales Yang fue asesinado. ¿Quién defendería el Reino Central? Ese fue el momento para que las guerreras Yang brillaran.

Intrépidas como los hombres, las mujeres Yang eran alabadas como las amazonas chinas. La esposa de Yang Ye, She Taijun, participó de muchas batallas junto a él y recién comenzó a quedarse en la casa cuando nacieron los hijos. Gracias a astutas alianzas, sus hijos se casaron con guerreras talentosas. Pero quizás la más famosas de las guerreras Yang fue la nuera de Shen Taijun, Mu Guiying.

El nieto Yang Wenguang, hijo de Yang el Sexto, se casó con ella (en algunas novelas, el marido de Mu tiene el nombre de Yang Zongbao, pero se refieren al mismo hombre). Estratega talentoso, Mu le propinó a los kitán un duro golpe al romper su “Formación de batalla de la puerta celestial”, que antes había sido indomable.

Sin embargo, Mu y su esposo disfrutaron pocos días tranquilos juntos. Poco después de derrotar a los kitán, surgió una nueva fuerza que amenazaba a la Dinastía Song: los Xia del oeste. Fue entonces que Yang Wenguang, el último general de la familia, fue asesinado. Con los invasores a la vuelta de la esquina y las torres de almenara ardiendo, China se quedó sin héroes. Entonces, aparecieron las heroínas.

Con el impulso de la matriarca She Taijun, Mu Guiying junto a su fiel dama de compañía Yang Paifeng y todas las viudas Yang se hicieron cargo del ejército del emperador, derrotaron a los Xia del oeste y salvaron a la dinastía.

Esta es la historia que Shen Yun describe en La dama Mu Guiying comanda las tropas (2012), con coreografía de Michelle Ren y música de Junyi Tan.

Una historia contemporánea de fe y sin remordimientos
Los monjes Shaolin
Yang Zhi vende su espada
Danza étnica Qiang